Familia perruna-gatuna

 apolo3

nubia3

                                       – Ilustraciones de Gat@s, perr@s… y viceversa I (Ana Espejo) –

PERR@S Y GAT@S

Como gran amante de los animales, especialmente de los perros y los gatos, en los libros de la autora casi siempre aparecen, incluso llegando a ser, en algunos casos, protagonistas de sus historias. El abandono y el maltrato animal le preocupan enormemente, por lo que intenta contribuir con sus cuentos, relatos y novelas a la concienciación de la sociedad.

nubia1

A lo largo de su vida, han sido muchos los perros y gatos que han formado parte de su familia. En la actualidad, las gatas persas NUBIA y MAYA son sus tesoros más queridos.

 

560754_379134585470821_1700489313_n

Nubia, su gorda, su amor.

 

530097_379134525470827_713892048_n

Maya, la juguetona gata persa de su hermana Carmen.

 

 

 

 

 

 

 


 

“Primero fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales.” 

                                                                                                                             (Víctor Hugo)


 

Nubia y Maya

Nubia y Maya

Nubia y Maya

Nubia y Maya

 

 


 

 FAMILIA PERRUNA


apolo2b
Pastores Alemanes: Terry, Tigre, Apolo, Sultán y Califa.

Bóxer: Nerón.

rayo3


FAMILIA GATUNA

nubia2

Gatos Persas: Otelo (champán), Nubia (americana gris) y Maya (europea tortuga).

Gato de Angora: Gafi (tortuga).

Gatos comunes: Perlita, Plañidero y Rubita, Caneli, Romano y Romana (y sus camadas durante años hasta la actualidad).

 

nubia4 

 


“Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.”

                                                                                                                (M. Gandhi)


SUS MUY QUERIDOS APOLO Y GAFI

El libro “Gat@s, perr@s… y viceversa I” está dedicado especialmente a ellos.

APOLO ha sido el perro favorito de la autora de entre todos los que ha tenido la familia. Fue rescatado con más de dos años de una perrera, justo antes de ser sacrificado. Era un pastor alemán muy inteligente, noble, valiente, obediente y muy cariñoso. Falleció diez o doce años después, tras la picadura de la mosca verde.  Según palabras de Macarena, “Apolo era especial, el mejor de todos, no ha habido ni habrá otro igual”. Es el protagonista del cuento “Apolo”, incluido en Gat@s, perr@s… y viceversa I.

apolo1 apolo3

apolo2

Gafi, jugando con las patas de Apolo.

El magnífico Apolo. Bella estampa de un buen pastor alemán. Ejemplar…

Apolo recibió un día una sorpresa: la incorporación a la familia de Gafi. Ambos fueron presentados con respeto y se aceptaron mutuamente. La convivencia fue buena y tranquila. Aunque hay que reconocer que Gafi era algo pesado… En las primeras imágenes, el bebé gatuno muerde jugando la pata del perro, quien acepta con paciencia al felino. Y en la última, Gafi, con cara de travieso, y Apolo, resignado, aceptando sus mordisquitos. Cuando no eran sus patas, era su cola el centro de los juegos del gatito. El que perros y gatos no puedan convivir es un mito. Depende de los humanos el tipo de relación entre ellos.

GAFI llegó con escasas semanas a su vida, como regalo de una amiga a la madre de la autora, en compensación a la pérdida prematura de OTELO, que murió envenenado con poco más de dos meses por la mala actuación de un veterinario inepto y nefasto. Gafi, que era hermoso, cariñoso y muy inteligente, falleció de viejecito a los 18 años.

Gafi

Gafi

Gafi

Gafi

Primer plano de Gafi, ya adulto. Toda una belleza felina. El universo podía verse reflejado en sus enigmáticos ojos.


LOS ENTRAÑABLES CALIFA Y SULTÁN

c8d1668fad6087f5ffff8313ffff8709Los preciosos pastores alemanes CALIFA SULTÁN, sus últimos perros… El pequeño Sultán murió de parvovirosis a los cuatro meses, truncando el sueño de la familia de tener dos hermanitos de la misma raza adultos. Y Califa tuvo que ser dormido para evitar su sufrimiento cuando ya era viejecito. Sus nombres dieron origen a los labradores que aparecen en la saga de “Miguel”: Califa y Sultana.

 


LA FAMOSA CANELI

CANELI es otra de las protagonistas del libro de Macarena Gat@s, perr@s… y viceversa I, junto a Nubia y Maya. Su nombre es el diminutivo que el padre de la autora utilizaba, pues la madre la había bautizado como Canelita. Esta gatita común apareció un buen día, a comienzos del verano de 2011, en la casa de campo de sus padres. No tenía nada que ver con la colonia que ya residía acogida en el lugar. Desde el comienzo fue cariñosa y cercana, era una gatita divertida y traviesa, que trepaba a los árboles más altos en cuestión de segundos. Prefería una caricia antes que comer.

nubia5

Canelita/Caneli

Canelita

Al cabo de unos meses, a mediados del duro invierno, desapareció sin dejar rastro, lo que sumió en una profunda tristeza a toda la familia. Principalmente, por la incertidumbre de no conocer su destino final. Prefieren imaginar que a esta pequeña, libre como el viento, la acogió alguna familia y se la llevó muy lejos para hacerla feliz en un nuevo hogar.

 

 Canelita

Canelita

Canelita

 

 

 

 

 

 

 

 


OTRA FAMILIA PELUDA

rayo2

Además de sus compañeros peludos de cuatro patas, la autora siente predilección por otros perros y gatos que han sido protagonistas de sus cuentos.

MIRRA, gatita callejera, adoptada del refugio de Arca Sevilla por la editora de Macarena, Inmaculada Calderón, y protagonista de “Un ángel para Mirra”, un cuento de Gat@s, perr@s y viceversa II. La autora adora a esta gata.

?????????????

Mirra, en el séptimo cielo sin soltar su presa.

?????????????

Mirra, feliz.

 

 

 

 

 

 

 


PITA, galga anciana abandonada, adoptada por Ana Espejo, amiga e ilustradora de sus cuentos, y LEO, su teckel gruñón, pero entrañable, protagonistas del cuento”Pita”.

CIMG3657

Pita, el primer día que durmió a pierna suelta en su nuevo hogar.

La dulce Pita

Protagonista de mi cuento “Pita”, de mi segundo libro solidario Gat@s, perr@s… y viceversa II.
Esta preciosa galga, ancianita y de mirada dulce, pertenece a mi querida amiga Ana Espejo, mujer solidaria y altruista que ilustró Gat@s, perr@s… y viceversa I.

Su historia es muy emotiva, pues se trata de una perra maltratada y abandonada que, un buen día, o mejor dicho, una mala tarde invernal de lluvia intensa, fue rescatada por dos almas buenas, dos mujeres voluntarias de una ONG animalista de Sevilla, mi tierra. Y cuyo final fue feliz también gracias a la generosidad de Ana, que no dudó en llevársela a casa con Leo, su gruñón teckel.

Pita llegó aterrada y con tremenda desconfianza, pero con la paciencia y cariño de Ana, no tardó mucho tiempo en adaptarse a su nueva vida, a disfrutar de los mimos y cuidados, a dejar de comer y beber con ansia, a jugar como un cachorro, a recibir amor… En definitiva, a formar parte de una familia que la adoraba y protegía.

Ya han pasado más de cuatro años y Pita es una perra feliz, que no recuerda su terrible pasado, pero me consta que Ana, su pareja, Miguel, y ahora, sus pequeños, Martín y Olivia, incluso Leo, son más felices que ella, porque reciben mucho más de lo que dan, porque son una familia completa.

f3cfedd66689b1c9ffff800affff8709

Pita, velando el sueño de Martín.

Elegí su vida como ejemplo para una de mis historias con el objetivo de concienciar sobre esta causa, sobre el maltrato que reciben los galgos en nuestro país por parte de algunos cazadores desalmados, sin embargo no son los únicos, también miles de podencos y bodegueros son desechados, torturados o asesinados cuando acaba la época de caza. Esta lacra no tiene fin…

Jamás olvidaré el día que la conocí, acompañada por mi hermana, Carmen…  Nada más llegar a la casa de mi amiga, salió a recibirnos, junto a Leo. Anduvo lentamente hacia nosotras, mirándonos a los ojos, y se dejó acariciar. Acabó en su cama, boca arriba y despatarrada, mostrando su barriga abiertamente, para que le rascásemos a placer. Ana nos comentó que era increíble, que nunca antes lo había hecho, que seguía muy asustadiza, sobre todo, con los hombres… Que jamás miraba a los ojos de forma directa, ni se acercaba a los desconocidos, hasta ese momento… Mi hermana y yo nos “jartamos”, sí, con “j”, de tocarla y dedicarle palabras cariñosas, y a Leo, el teckel malhumorado que se comportó con nosotras dócil como una ovejita. Fue maravilloso… Hasta vinieron ambos a despedirnos a la puerta.

IMG-20151022-WA0003

Pita y Leo, al calor de la chimenea.

No tengo palabras suficientes para describir lo que sentí, fue extraordinario disfrutar de aquella gratificante experiencia, que confiaran en nosotras desde el minuto uno, que nuestras energías fluyeran al unísono, como si nos conociéramos desde siempre… Abandoné aquella casa completamente feliz y con una sonrisa en el alma. Y os aseguro que mi hermana también.

                                                                                                                             Macarena Torre


14603_10200122425483351_1256065480_n

Felicitación de Ana Espejo (ilustradora) a la autora en el día de su santo, el 18 de diciembre de 2012. En la imagen, aparecen Pita y Leo.

TOP